Inicio / De Buena Tinta / DE INTERES: Ted Gioia. “Probablemente hoy hay más música de protesta que nunca” (mención al jazz)

NOTICIAS

DE INTERES: Ted Gioia. “Probablemente hoy hay más música de protesta que nunca” (mención al jazz)

Por: NoticiasporelMundo
Fecha: 2021.05.13
Fuente: www.milenio.com

De acuerdo con el investigador Ted Gioia, “la mayoría de los libros de historia de la música analizan a los compositores que trabajaban para la nobleza, el papa o los potentados. Pero ¿cómo era la música paragranjeros, cazadores, pastores, marineros y otros que no eran ricos y famosos? Esa historia merece ser contada”.

Su libro más reciente, /La música: una historia subversiva/ (Turner,
2021), en el que invirtió 25 años de investigación, inició con una
simple pregunta, dice en entrevista. “Quería saber si la música podría o
no cambiar la vida de la gente. Para responder a esta pregunta,
necesitaba estudiar diferentes épocas y lugares, y tratar de entender
qué papel tenían las canciones en la vida cotidiana, no solo para los
reyes y las reinas, sino para la gente común como tú y yo”.

Lo que encontró fue sorprendente, afirma el autor de libros como La
historia del jazz, Blues, El canon del jazz: los 250 temas
imprescindibles y Canciones de amor, todos editados en México por
Turner. “Descubrí que la innovación musical usualmente ocurre entre los
pobres y los marginados. Eso es verdad en la antigua Grecia y luego en
el mundo árabe y, más recientemente, en el continente americano”.


      ¿Cómo es este proceso?

La clase alta finalmente descubre la música de los desconocidos y trata
de apropiársela, pero ese proceso usualmente ocurre en el curso de 25 a
50 años. Lo hemos visto en nuestra propia vida. El rock y el rap
empezaron como músicas peligrosas y aterradoras, pero ahora esos estilos
se tocan en la Casa Blanca. Bob Dylan era un cantante de protesta en los
60, pero 50 años después gana el Premio Nobel. Lo que descubrí en la
investigación de mi libro es que la misma legitimación de los estilos
musicales peligrosos ha ocurrido desde el principio de los tiempos.


      ¿Por qué decidió incluir todo tipo de música?

Porque encontré que los mismos patrones de disrupción e innovación
pueden hallarse en todos los estilos. Los grandes innovadores son
siempre radicales y subversivos, aunque la historia trate de esconder
ese hecho. Considere el caso de Bach. Bach es visto usualmente como un
luterano respetable que compuso música para Dios, pero los libros de
historia no te hablan sobre el tiempo que fue arrestado y pasó un mes en
prisión. No te hablan sobre su relación con pandillas juveniles ni
cuando atacó a otro músico con un cuchillo en una pelea callejera. No te
hablan sobre sus excesos con la bebida, los problemas disciplinarios que
provocó por sus jefes o la época en la que fue criticado por socializar
con una mujer en el balcón del coro.


      Se le ve más como una figura intocable…

Cuando realmente examinas la verdadera vida de Bach, es más como Mick
Jagger o John Lennon. Y eso tiene sentido. ¿Cómo puede alguien
interrumpir el curso de la historia de la música sin tener el deseo de
desafiar la autoridad? Bach no podría haber sido un conformista y así
darnos esa música sorprendente. Y lo mismo es verdad para Mozart y
Beethoven.


      Usted sostiene que la música transforma sociedades, ¿siente que
      esto pasa actualmente?

Escucho que la gente dice que se acabaron los días de la música de
protesta. Realmente no han seguido las noticias con cuidado.
Probablemente hoy hay más música de protesta que nunca. Cada semana leo
sobre músicos que se meten en problemas con la policía y los políticos.
En los últimos meses he leído sobre gobiernos que luchan con músicos en
Afganistán, Tailandia, Pakistán, Hong Kong e Irán, entre otros lugares.
En Gran Bretaña, la policía ha pedido que las canciones de música drill
sean removidas de YouTube.


      Su libro destaca la gran contribución de las mujeres en la música
      en distintas épocas, pero también su marginalización, como sucedió
      en la edad media.

Los dos tipos de música que fueron más atacados durante el medioevo
fueron las canciones de amor y lamentos. No es coincidencia que fueron
dos estilos de canción relacionados con las mujeres. Las autoridades
condenaban estas canciones porque mostraban debilidad. De hecho, las
autoridades siempre tenían miedo de las canciones caracterizadas por
sentimientos emocionales profundos. Muchos líderes de la iglesia creían
que, por esa razón, las canciones de mujeres eran un camino al pecado.


      ¿Estas canciones sobrevivieron?

Debido a la prohibición y la censura, se ha preservado muy poca música
de mujeres de este periodo. Pero eso no significa que no fuera
importante. De hecho las mujeres fueron muy importantes en la vida
musical del pueblo. Considere otro estilo: la canción de cuna. Las
mujeres las han estado cantando hace cientos de años, pero los libros de
historia de la música casi nunca mencionan este tipo de canciones. Para
muchos de nosotros, fue la primera música que escuchamos, pero ha sido
ignorada y marginada.


      Recientemente se estrenó la cinta Los Estados Unidos contra Billie
      Holiday que destaca el papel perturbador de la canción “Strange
      Fruit”, que habla de los linchamientos de afroamericanos. ¿Qué nos
      puede decir al respecto?

“Strange Fruit” fue una poderosa canción de protesta y Billie Holiday
fue muy valiente al cantarla. Sin embargo, incluso una simple canción de
amor puede servir con una fuerza para el cambio social. A lo largo de la
historia, las autoridades han tenido miedo de las canciones de amor, por
un buen motivo: cuando la gente demanda mayor libertad, uno de los
primeros lugares en los que ocurre es en su vida amorosa. Pronto
demandan también otras libertades. No es coincidencia que las protestas
en los 60 estuvieran conectadas con nuevos tipos de canciones de amor.
Lo mismo sucedió en Francia en la edad media, en el antiguo Egipto o en
el bar Stonewall en Estados Unidos durante el movimiento por los
derechos gay.

La gente no entiende cuán importante ha sido la música en la historia de
la libertad humana. Las canciones han jugado un papel fundamental en
lograr la autonomía personal y los derechos humanos. No parece posible
que la música pueda tener un impacto tan poderoso, pero ha ocurrido
durante cientos de años. Y está ocurriendo actualmente.


      ¿Cree que Spotify y otros sitios de descarga han afectado el papel
      que la música tiene en la vida de la gente?

Las plataformas de descarga tienen muchas ventajas: son asequibles y
convenientes y llevan rápidamente las canciones a la gente en todo el
mundo. Pero estas plataformas tratan a las canciones como algo genérico
e intercambiable. La gente que maneja las plataformas de descargas
musicales incluso se refiere a la canción como “contenido”, lo que es
una forma muy degradante para etiquetar trabajos creativos. Y los
músicos están luchando para ganarse la vida con la caída de la venta de
discos físicos causada por las descargas. Así que me temo que esta nueva
tecnología hace tanto bien como daño.


        Perfil

*Ted Gioia *

Pianista, crítico, periodista, historiador y maestro, Ted Gioia
(Hawthorne, California, 1957) es autor de 11 libros que abordan diversos
aspectos de la historia de la música. Fue uno de los fundadores del
programa de estudios de jazz en la Universidad de Stanford, de la que es
egresado. En 2017 la Asociación de Periodistas de Jazz le otorgó un
premio por su trayectoria periodística. Sus libros The Imperfect Art,
Healing Songs (ambos sin traducción al español) y Canciones de amor: la
historia jamás contada, fueron reconocidos con el premio Deems Taylor de
la Sociedad de Compositores, Autores y Editores de Estados Unidos.
Próximamente Turner publicará en español la edición actualizada de
Historia del jazz.

*Entresacados *

    “Cuando realmente examinas la verdadera vida de Bach, es más como
    Mick Jagger o John Lennon”

    “Una simple canción de amor puede servir con una fuerza para el
    cambio social”


Regresar a noticias

Lo más leído de la semana

XXX Festival Jazz Plaza 2014. Concierto Roberto Fonseca Teatro Mella

Más del evento